TIPOS O TRAZOS

Prácticos, honestos, responsables, organizados, consistentes y detallados; buscan un mundo más perfecto y trabajan incansablemente para mejorarse y a todos aquellos que les rodean.

Para las personas con este trazo predominante es muy fácil ver lo que está “bien” o “mal” en una situación y cómo podría corregirse. Son personas con estándares de comportamiento y expectativas muy altas, pudiendo llegar a ser sobre demandantes y críticos.

Acción: su actuar es disciplinado y auto controlado, y está impulsado por la necesidad de ser “bueno” y “correcto”.

Emoción: aunque sienten mucha ira, rara vez la expresan y trabajan fuertemente para mantener todas sus emociones bajo control.

Pensamiento: tienen un fuerte sentido del “bien” y el “mal” y piensan que no vale la pena hacer algo si no es lo correcto.








Empáticos, optimistas, generosos, detallistas, disponibles y amables; desean ser queridos y dan gran importancia a las relaciones.

Para aquellos con este rasgo alto es muy fácil detectar o leer las necesidades de las otras personas pero están tan enfocados en “el otro” que tienden a olvidarse de ellos mismos y sus propias necesidades.

Emoción: sus emociones se proyectan hacia afuera en diversas manifestaciones de servicio y empatía hacia los demás pero se decepcionan y enojan fácilmente cuando sienten que estás no son apreciadas.

Pensamiento: dedican mucha energía a conectarse y sintonizar con las necesidades de los otros y se preocupan mucho por las relaciones de quienes les rodean.

Acción: sus acciones están enfocadas al desarrollo de sus relaciones y trabajan constantemente para nutrirlas y mantenerlas.





Competentes, ambiciosos, enfocados a los resultados, auto motivados, atractivos y confiados. Buscan ser reconocidos por sus logros

A quienes tienen este trazo dominante se les facilita desarrollar el plan de acción necesario para conseguir un objetivo pero están tan enfocados en el hacer que pierden el contacto con su verdadero ser.

Emoción: son muy buenos desconectando sus emociones para evitar que sus sentimientos se interpongan en la consecución de sus objetivos. Se proyectan como personas seguras aunque en muchas ocasiones no lo sientan así internamente.

Pensamiento: mentalmente rápidos, reencuadran los errores como oportunidades lo cual les permite seguir adelante. Su mente usualmente está enfocada en evaluar si sus acciones les van a permitir alcanzar sus metas.

Acción: se adaptan fácilmente a diversas situaciones; y se enfocan al hacer de forma enérgica.




Único, sensitivo, emocional, introspectivo, creativo y expresivo.

Los individuos con este rasgo predominante buscan relaciones profundas, auténticas e inquebrantables consigo mismos, con los demás y con su entorno.

Emoción: muy conectados con sus sentimientos y con los de quienes les rodean. Exploran con profundidad e intensidad el mundo emocional. Encuentran lo ordinario aburrido y tienden a encontrar más atractivo aquello que es distante e incluso inalcanzable.

Pensamiento: las personas de este eneatipo tienden a ser muy instrospectivas y su pensamiento se caracteriza por una constante búsqueda de lo que falta en sus vidas lo que suele llevarlos a descartar información positiva y a dar mayor peso a sus emociones y experiencias.

Acción: su actuar está enfocado en la búsqueda de inspiración, simbolismo y significado.





Lógicos, objetivos, analíticos, expertos, sistemáticos y privados. Buscan entender el mundo a través del conocimiento y la razón.

Prefieren observar las situaciones a estar en medio de ellas y necesitan espacio y tiempo a solas para entenderlas y gestionar los sentimientos que estás les generan.

Pensamiento: creen que el conocimiento es poder por lo cual se caracterizan por su apetito voraz por la información, en especial al rededor de los temas que les interesan y en los cuales se convierten en expertos.

Acción: independientes y autónomos. Generalmente cuidan mucho de sus recursos y disfrutan del tiempo a solas.

Emoción: suelen intelectualizar los sentimientos y tienden a desconectarse de estos como un mecanismo para protegerse, mostrándose fríos ante los demás.






Curiosos, escépticos, leales, perseverantes, cuestionadores y perspicaces. Buscan sentirse seguros y para ellos usan su mente para anticiparse a todos los posibles escenarios y así estar preparados.

Para las personas con este rasgo predominante las relaciones se basan en la autoriadad y sobre todo en la confianza.

Pensamiento: muy analíticos y siempre están evaluando el factor riesgo lo cual los hace estar escaseando su entorno para detectar posibles inconvenientes o problemas.

Acción: en cuanto a la manera de accionar, las personas de este eneatipo pueden dividirse en dos grupos. Unos van a ser muy cautelosos y a tratar de controlar su ansiedad evaluando todas las opciones mientras, el segundo grupo va a enfrentar sus miedos tomando acciones de alto riesgo.

Emoción: sienten mucha ansiedad al tender a enfocarse en el peor escenario posible en su día a día y tienen a ser emocionalmente reactivos.


Optimistas, enérgicos, simpáticos, espontáneos, imaginativos y divertidos. Desean experimentar cosas nuevas, estimulantes y placenteras por lo cual tienden a revelarse frente a los límites.

Pensamiento: tienen mentes muy activas y rápidas que requieren mucha estimulación. Se les facilita conectar diversas ideas y encontrar diversas opciones para cada situación.

Acción: al aburrirse fácilmente, están en constante búsqueda de novedad lo cual puede llevarlos a tener dificultades para terminar sus tareas. Sus cuerpos suelen ser tan activos como sus mentes por lo que suelen sentirse incómodos ante la quietud o la falta de diversidad.

Emoción: al resonar con el lado positivo de las emociones tienden a re encuadrar las situaciones y vivencias de modo que logren pasar por alto los sentimientos negativos que puedan generar dolor o incomodidad.






Autoritarios, directos, audaces, decididos, intensos y estratégicos. Buscan un mundo más justo y en su afán de proteger a quienes aman se tornan controladores. A quienes tienen este trazo dominante les es fácil saber cuando no se les está diciendo toda la verdad.

Acción: actúan desde el instinto y sus acciones se encaminan a que las cosas sucedan. Para ellos cualquier acción es mejor que ninguna acción.

Emoción: suelen ser rápidos para manifestar su ira expresándola abiertamente y después siguiendo adelante. Esconden su vulnerabilidad tomando acciones inmediatas y osadas.

Pensamiento: tienden a catalogar a las personas entre fuertes o débiles, les disgusta la ambigüedad y prefieren la información puntual.







Inclusivos, relajados, pacientes, diplomáticos, accesibles y afables. Buscan la paz y la armonía pero en su intento por evitar el conflicto se dejan a un lado. A las personas con este rasgo alto les resulta fácil aceptar y apreciar la diferentes puntos de vista lo cual les permite ayudar a otros a resolver sus diferencias.

Acción: aunque pertenecen a la tríada de la acción, las personas de este eneatipo suelen tratar de mantener la armonía y la paz desde la inacción, resistiéndose a su entorno de manera pasiva y sofocando sus propias opiniones.

Emoción: no les gusta conectar con su ira, usualmente la niegan y se muestran como personas de temperamento tranquilo ante los demás.

Pensamiento: gustan de los procesos, la claridad y los detalles, por esta razón crean hábitos rápidamente. Al no ser enjuiciadores son excelentes mediadores.